ESENCIAS FLORALES DE BACH

ESENCIAS FLORALES DE BACH

El doctor Edward Bach considero que era más importante estudiar la causa que produce la enfermedad que aliviar sus síntomas. Investigó el poder curativo de 38 elixires florales para equilibrar los estados físicos, mentales y emocionales que desarmonizan el cuerpo causando enfermedad. Son inocuas, no producen efectos secundarios y aunque no requieren formula médica si es mejor consultar a un médico para que los guie de cual(es) sean las más indicadas en cada caso. Unas pocas gotas varias veces al día debajo de la lengua ayudan restituir el balance celular [1].

Las esencias florales forman un sistema cuyo axioma básico, establecido por el médico inglés Edward Bach, establece que la enfermedad es el resultado de un desequilibrio emocional, resultante de un conflicto entre el ego o personalidad y la esencia. Dicho desequilibrio tiene lugar en el campo energético del ser vivo y, si éste persiste, se produce la enfermedad en el cuerpo físico. El agente curativo de los medicamentos y en sí de las esencias florales, por consiguiente, deberá actuar sobre las causas y no sobre los efectos, es decir, corrigiendo el desequilibrio emocional en el campo energético.

Esta terapéutica de medicamentos basados en esencias florales tiene como objetivos:

  • Ayudar a controlar las emociones por medio del autoconocimiento.
  • Impulsar al paciente a encontrar el verdadero sentido de la vida.
  • Concientizar al paciente a que se conozca internamente.
  • Generar el proceso de introvisión, mediante el cual el paciente debe hacer claridad en que la enfermedad es fruto de su historia, y que la afección forma parte de la vida y que le enseña algo sobre sí mismo.
  • Medicamentos como estas esencias florales tienen como finalidad ayudar al paciente a ser feliz y llevarlo a evolucionar.

Las flores de Bach se emplean para tratar emociones y estados de animo negativos, como el miedo, aumentan el bienestar y permiten recuperar la salud. Son inocuas y no producen efectos secundarios.

PRINCIPALES REMEDIOS FLORALES:

 

ACHICORIA (CHICORY): APEGO

Para el apego, manipulación afectiva, rupturas sentimentales, posesividad y celos. En parejas afectivas cuando existe marcada dependencia del otro y victimización para obtener ganacias secundarias.

AGRIMONIA (AGRIMONY): APERTURA

Para quienes esconden el sufrimiento tras una apariencia indiferente y feliz, angustia que puede llevar a adicciones. Tortura interna y ansiedad que la persona niega reconocer. Bach para quienes muestran una aparente alegría y bienestar cuando en realidad viven un profundo dolor y tristeza, son negadores por excelencia pueden evadir todo tipo de preguntas. Para evadir sus penas suelen tomar tranquilizantes, comida, alcohol, drogas, exceso de trabajo, pornografía como anestesia emocional. Mecanismo de defensa para evadir el dolor y sumergir la conciencia. La agrimonia hace que veamos la realidad aunque sea dura para poder enfrentarla y superarla. Evita o retira actitudes autodestructivas, evasivas, persistentes, o presión precordial y la falta de aire.

ÁLAMO TEMBLON (ASPEN): TEMOR

Para los temblores de origen desconocido con sensación de aprensión y presagio negativo y que en el caso del duelo cobran valor superlativo. Síntomas similares a los de la persona fallecida, deseos de contactar o percibir la presencia del ser amado, con ansiedad y miedo, insomnio generado por ansiedad, miedo desasosiego. 

ALERCE (LARCH): CONFIANZA EN SÍ MISMO

Para la sensación de impotencia resultante de la falta de confianza en sí mismo. Para quienes por temor o sentimientos de inferioridad abandonan sus propósitos antes de haberlos iniciado. Vacilación, inseguridad y complejos que pueden llevar al fracaso. Aumenta conciencia de nuestras capacidades y fortalece autoconfianza para alcanzar metas.

CASTAÑO BLANCO (WHITE CHESTNUT): IDEAS FIJAS

Ideas fijas que se meten en la mente y no dejan descansar ni de día ni de noche, rumiación sobre ideas del fallecido o un hecho particular, útil en muertes traumáticas, personas sensibles o impresionables.

CASTAÑO DULCE (SWEET CHESTNUT): LIBERACIÓN DE LA DESESPERACIÓN

Angustia extrema hasta el límite de la resistencia, la noche negra del alma, muerte violenta o abrupta, ansiolítico menor no adictivo ni generador de dependencia, que puede sacar a la persona del dolor insoportable de la perdida para poder enfrentar esta última de una manera más adecuada.

CASTAÑO ROJO (RED CHESTNUT): TEMOR

Para el temor por lo que pueda suceder a otros, para quienes sienten y sufren la sensación de que otro de los suyos correrá suerte igual, sobreprotección de sus seres queridos que les impide desarrollar normalmente su propia vida. Sufrimiento debido a creencias religiosas, de castigos o penas difíciles y dolorosas.

CENTAURA (CENTAURY): LIBERACIÓN

Para los que no saben decir No y se extralimitan en su deseo de agradar llegando al servilismo, facilita la recuperación de su individualidad y da fortaleza para realizar sus propios deseos. (sumisión y debilidad, hipersensibilidad a las influencias externas).

CEREZO SILVESTRE (CHERRY PLUM): MIEDO

Indicada para el miedo a hundirse y a perder la cordura, en particular en momentos de mucha tensión y crisis nerviosa. Ayuda a recuperar la paz interior.

HELIANTEMO (ROCK ROSE): Animo. Para los estados de miedo paralizante, pánico o terror, en los casos en lo que parece no haber solución, proporciona valor y confianza para salir de la crisis, ayuda a recuperar la entereza.

    MANZANO SILVESTRE (CRAB APPLE): PURIFICACIÓN

    Limpia la mente y el cuerpo por lo que es muy útil cuando se tiene vergüenza o una sensación de suciedad e impureza. Elimina las obsesiones por sentimientos de imperfección, intoxicación, contaminación.

    MIMULUS (MIMULO): CORAJE

    Mimosa es la esencia para el temor de origen conocido o temor a los aspectos comunes de la vida misma. Temor por ausencia de la persona que daba confianza, seguridad y claridad de futuro. Común en la muerte de la pareja o padre o tutor. Retira el miedo y permite afrontar con más confianza el futuro.

       Referencias

      [1] D. P. Helda Diaz, Medicinas alternativas terapias para la mente y el cuerpo, Casa Editorial El Tiempo. Bogota, 2013.